10 maneras de circular correctamente en una rotonda

Antes de aprender a conducir en la autoescuela hay quien tiene pánico a entrar en una rotonda. Si formas parte de ese grupo que tiene pesadillas con las glorietas, término que escucharás una y otra vez mientras te preparas el examen teórico de la DGT no te preocupes, cuando termines de leer estos consejos que te traemos desde Autoescuela Basurto el miedo a las rotondas pasará a la historia.

  1. Salvo que lo indique un “ceda”, la preferencia en una rotonda siempre va a ser de los vehículos que ya circulan dentro de ella. Por lo tanto, al entrar cederemos el paso a quienes aparecen por la izquierda.
  2. Si la glorieta es de varios carriles, nunca jamás tomes una salida desde el carril interior. Con la antelación suficiente, iremos posicionándonos en el carril exterior para abandonar la rotonda. Eso es así porque las glorietas siempre se abandonan por el carril derecho.
  3. A la hora de incorporarnos a la rotonda lo haremos desde el carril de la derecha.
  4. Si tu intención es seguir recto en la rotonda no lo hagas como si se tratase de una intersección en forma de cruz. Es la peor decisión que puedes tomar.
  5. Cuando un vehículo circula por nuestra izquierda y quiera salir, si nos corta el paso, tendrá que reducir su velocidad para dejarnos pasar e incluso si fuese necesario, seguir haciendo la rotonda hasta que no se cruce en el trayectoria de nadie.
  6. Si por alguna razón no podemos entrar por el carril derecho (bien porque esta ocupado o porque ese carril únicamente nos permite seguir una dirección que no es la que deseamos) podremos entrar por el carril izquierdo. Eso sí, si entramos por la izquierda tendremos que colocaremos en el carril izquierdo, y en la salida previa a la que queramos coger nos cambiaremos al derecho.
  7. Este punto suele ser una de las dudas más recurrentes: si nuestra intención es realizar un cambio de sentido o salir por la última salida, podemos hacerlo por completo por el carril derecho (siempre observando por el retrovisor izquierdo que no se nos intente cruzar nadie). Pero también cabe la posibilidad de entrar por el carril izquierdo y en la salida anterior a la salida, posicionarnos en el carril de la derecha para abandonarlo desde ahí. Todo ello indicándolo evidentemente con los intermitentes y de la manera menos brusca posible.
  8. En relación con lo anterior, las luces intermitentes las accionamos para indicar nuestra salida de la rotonda o para señalar nuestro cambio de carril dentro de la misma. No lo utilizaremos para indicar que seguimos recto o continuamos en la rotonda.
  9. ¡Ojo al dato! En las rotondas que se encuentran en zonas urbanas es posible que haya pasos de peatones en entradas y salidas. Recuerda que siempre van a tener preferencia.
  10. Si ves un camión o autobús dentro de la rotonda no entres en pánico. Intenta dejar un espacio de seguridad para que realicen la salida de la manera más segura posible.
Recommended Posts

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.